lunes, 11 de enero de 2010

El control de la entrevista


¿Siempre llegas nervioso a una entrevista de trabajo? ¿Sales frustrado porque no ha ido tan bien como habías previsto? Es posible que tu experiencia laboral o tus habilidades no se hayan reflejado de la mejor manera posible, o que tu experiencia no haya sido valorada. ¿Cómo puedes evitar este resultado, y tomar el control de la entrevista de trabajo?
No es tan difícil… tiene que ver con cómo nos “acercamos” a la entrevista y al entrevistador… ¿Te ayudamos a emplear alguna táctica?

Cambia tu acercamiento al entrevistador:
La mayor parte de los candidatos que se presentan a una entrevista de trabajo adquieren una postura defensiva ante las preguntas que el entrevistador va planteando. Los candidatos más interesantes sin embargo suelen adoptar una actitud ofensiva, al fin y al cabo son ellos los que han decidido entrevistarse con la compañía.
Procura tomar una actitud de acercamiento a la empresa, al fin y al cabo te estás entrevistando con una empresa para ver si puede haber un ajuste entre ambos. Intenta dar la sensación de que cuentas con las habilidades que requieren, pero sobre todo intenta ver si la empresa te resulta interesante. ¿Puedes tener éxito dentro de la empresa? ¿El estilo y la cultura de la gerencia de la compañía “cuadra” con tu personalidad? ¿Hay potencial de crecimiento para la empresa, y para tu carrera profesional?

Cambia tus tácticas:
La mayoría de los candidatos se dedican a defender su historia y experiencia laboral, contando el rol que tenían en cada una de las empresas. Eso resulta bastante aburrido al entrevistador y no ayuda en absoluto a que el entrevistador se haga una idea de ti.

Si tú fueras quien hace la entrevista, ¿cómo lo harías?
Haz preguntas sobre la empresa, por ejemplo, demuestra que te has informado sobre la empresa, sobre su crecimiento anual y sus previsiones. ¿Tienen prevista la resolución de algunos problemas relacionados con el puesto de trabajo que desarrollarías? Muestra que sabes del sector o al menos que te has informado, poniendo ejemplos de respuestas que han dado otras empresas del segmento ante problemas propios del mismo. De repente, eres el candidato ideal porque has demostrado una previsión y una visión de la empresa que posiblemente otros no han podido apuntar.

Si el entrevistador intenta ganar el control de la entrevista, déjalo, ante todo no seas impertinente. Contesta a la pregunta rápidamente, no entres en detalles, y haz rápidamente una pregunta relacionada con el entrevistador.
Si te hacen una pregunta de relleno (muchas veces los técnicos de selección rellenan sus entrevistas con preguntas que no tienen relación con el puesto de trabajo) como ¿cuál es el desafío profesional más importante al que te has enfrentado? Contesta rápidamente y dispara con una pregunta al entrevistador ¿Cuál es el desafío más importante del departamento?, ¿Qué empresa se ocupa de la formación? ¿Qué implicaciones tienen esos planes de formación en el departamento en el que trabajaremos? ¿Y si la estrategia no funciona?
Evidentemente no te van a contestar detalladamente a estas preguntas, pero al menos conseguirás información. Otra pregunta típica, ¿Cómo ve su carrera profesional dentro de cinco años? Respuesta interesante: “Eso depende… ¿dónde ve usted esta empresa dentro de cinco años?”
Aunque parezca poco probable, el candidato puede hacerse con el control de la entrevista, en ese caso no cabe duda de que se trata de un auténtico líder. En la próxima entrevista de trabajo, ¿qué papel vas a adoptar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada